ALLÍ....

Ojalá todos pudiésemos trabajar "allí" donde nuestros valores estuviesen alineados con los de la compañía.

"Allí" donde el equilibrio presida cualquier tipo de relación: empresa/empleado, vida personal/trabajo, desarrollo personal y profesional/resultados empresariales, etc., de manera que esa corresponsabilidad garantice el mantenimiento del modelo a largo plazo.

"Allí" donde la responsabilidad sea una competencia básica, independientemente del nivel jerárquico que ocupe la persona en la organización. "Allí" donde el compañerismo y la camaradería harían que nuestro trabajo "fluyese".

Ojalá pudiésemos trabajar "allí" donde la diversidad vaya más allá de la no-discriminación, reconociendo no ya la diversidad de los empleados, sino la de cada empleado. Y puesto que el compromiso siempre tiene una componente de carácter puramente personal, allí la "propuesta de valor" a la persona estaría individualizada.

"Allí" donde el genio de la juventud y la sabiduría de la madurez se complementarían, y la diversidad cognitiva (las distintas formas de pensar) contribuiría a optimizar los resultados de negocio, negocio que generaría un impacto social positivo.

"Allí" donde la vieja máxima "de cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades" no se traduzca en "café para todos"...

... Y bla bla bla...

Como carta a los Reyes Magos no está mal. A todos se nos ocurren muchas ideas sobre ese entorno ideal donde nos gustaría trabajar, algunas antagónicas y otras complementarias.

Aunque quizá no debamos olvidar que formamos parte de organizaciones privilegiadas orientadas al cuidado de las personas y focalizadas en garantizar aquellos aspectos situados en la cúspide de la pirámide de Maslow, algo no tan habitual en nuestro entorno, donde en muchos casos no se garantizan aspectos tan "higiénicos" como la seguridad física. 

Entiendo que la clave está, primero, en ser conscientes del alcance de nuestra capacidad de influencia y decisión en el día a día de nuestras actuales organizaciones, ya que la RSE comienza por nuestro equipo humano.

En segundo lugar, tratar de generar alianzas entre nosotros para conseguir una mayor capacidad de impactar a nivel institucional y legislativo, y conseguir el fin último de lograr una huella social positiva. 

En definitiva, comprometernos a avanzar para convertir el "allí" en "aquí".

Todo lo demás será "hacernos trampas al humanismo".

  • 6
  • 0
  • 2

Creado por

césar

césar

Estado del ciclo de vida

Recibida

Recibida

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información