Donde no existiera la actual explotación laboral legalizada.

imagen

Una empresa en la que no exista la deshumanización actual e importen las personas.

Una empresa en la que no se manipulen las funciones, los tiempos de descanso, la retribución, el horario... como ocurre en el 99% de centros comerciales y muchas otras empresas importantes.

Una empresa en la que se permita opinar, corregir a los jefes y aportar ideas para un mejor funcionamiento.

Una empresa donde las opiniones y decisiones de los líderes vengan de "bajar al ruedo" y contrastarlas con quienes desarrollan el trabajo en cuestión.

Una empresa donde el esfuerzo, la rapidez, el nivel de resolución y la iniciativa se tenga en cuenta para las promociones, no manteniendo a esas personas en el mismo puesto permanentemente porque sacan mucho trabajo con un coste mínimo.

Una empresa donde las funciones estén delimitadas y no sujetas a la necesidad del momento con el mismo sueldo. No se puede ser "TODÓLOGO"( dependiente, escaparatista, almacenero, cajero y encargado de limpieza o responsable de tienda...) Esto ocurre en casi todos los centros comerciales y otras grandes empresas de otros sectores.

Una empresa donde no se recurra a la actual explotación legalizada por los abiertas condiciones de los actuales y variados contratos laborales que permiten todo a la parte contratante. 

No puede existir una verdadera humanización de la empresa si no se elimina la explotación laboral actual que existe en gran número de importantes empresas y principalmente en el mundo del comercio, grandes superficies, hipermercados...

El mundo de la empresa requiere urgentemente inspecciones periódicas por parte de inspección de trabajo, sindicatos o incluso con voluntarios que hablen con los trabajadores y sientan en primera persona lo que sucede diariamente en multitud de centros laborales donde se atenta directamente contra la dignidad de las personas menospreciándolas, humillándolas por sueldos ínfimos, que encima se recortan dependiendo de decisiones injustas de líderes incompetentes que desconocen su verdadero cometido.

Es urgente cambiar el estilo de dirección y liderazgo procurando la mejor atención al cliente, el afán de servicio, la felicidad del trabajador en aras a un mejor rendimiento y una mayor productividad.

Las empresas deberían tener una valoración laboral por parte del trabajador (tipo encuestas periódicas con preguntas específicas), así como por parte de sindicatos o fundaciones, igual que las estrellas que otorgan los clientes a restaurantes u hoteles y que se puntúen por excelentes lugares donde trabajar atendiendo a los valores humanos, semejante a «www.greatplacetowork.es» pero no solo con las empresas que se apunten al programa sino con cualquiera sobre la que los trabajadores quieran opinar (anónimamente claro). Solo cuando las empresas vean que su calificación es pública pondrán los medios para mejorar su imagen.

El mundo laboral merece recuperar la ilusión, el entusiasmo y la implicación, sintiéndose parte importante de la empresa, pero para ello hay que humanizar las cúpulas directivas, reeducar a los líderes y que sepan lo importante que es engrandecer a las personas y crear ambientes felices.

  • 7
  • 0
  • 0

Creado por

jesús

jesús

Estado del ciclo de vida

Recibida

Recibida

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario
Las cookies nos permiten ofrecerte nuestros servicios y mejorar tu experiencia como usuario. Más información