Saltar al contenido

Trabajar para algo más que ganar un sueldo

El trabajo cumple funciones que van más allá de ser una fuente de ingresos. Peiró y Prieto apuntaron ya en el 1996 que cumple además de la función económica la función de estatus, de identidad, de socializar, de estructurar, de desarrollo y la función de poder. Sin embargo, en la concepción actual del trabajo de las personas más jóvenes del mercado entraría también -a mi modo de entender- la función de impactar. Es decir, concebir el trabajo no solamente como una fuente de ingresos u otras de las fuentes descritas sino que el trabajo se torna también como una vía para generar impacto y/o contribuir a causas que forman casi parte del propósito o valores personales de las personas, o al menos con los que están sensibilizados.

En este sentido creo que aquellas empresas que tengan unos valores definidos , no solamente hacia la gestión interna de la cultura organizacional, sino también hacia fuera, serán más sensibles de ser empresas objetivo para las personas trabajadoras de menor edad. Empresas en las que quieran trabajar y quedarse. No es lo mismo ir a trabajar y saber que tu trabajo contribuye a una causa con la que no te identificas o a ninguna más que al lucro de sus propietarios u accionistas, que saber que con tu trabajo estás aportando a alguna cuestión que para ti es importante en el desarrollo social, de tu zona o del mundo. 

Por eso pienso que una buena medida que podrían tomar las empresas que quieran atraer y retener a las nuevas generaciones de trabajadores/as es adherirse a uno o varios de los ODS, trabajar con el fin de contribuir en alguna causa, desarrollar proyectos | productos | servicios que contribuyan directamente en uno de esos objetivos, e implementar políticas o medidas que formen parte de la cultura organizacional que sumen a o respalden dichos objetivos. Y es más, creo que no solamente es necesario implementarlos, sino que es necesario medir el impacto y devolver la información a las personas que en la empresa trabajan, es decir, que quede definido cómo y en qué medida mejora el mundo gracias al día a día de tu trabajo. 

Esto, por supuesto, requiere tener una empresa con una RSC grande, pero no solamente de esa de vista a la galería para la reputación de la empresa, sino que implique en ella a su plantilla con procesos participativos abiertos en los que las personas puedan expresarse y ser tenidas en cuenta sobre el dónde y el cómo se quiere aportar. 

En resumen la medida se traduce en que las empresas conviertan el trabajo de las personas en una vía no solamente de producción y de ganancias para la empresa, sino de impacto social positivo haciendo partícipes a todas las personas que en ella trabajan.  



Imagen de Fondo creada por freepik - www.freepik.es

  • 4
  • 0
  • 0

Creado por

isa

isa

Estado del ciclo de vida

Recibida

Recibida

Sacos

Ideas anteriores

Comentarios

Esta idea está siendo procesada y no puede recibir comentarios
Las cookies nos permiten ofrecerte nuestros servicios y mejorar tu experiencia como usuario. Más información