Una empresa que tenga la ética como timón

imagen

Si construimos una empresa en la que la ética tenga más poder que el director general, no hará falta estrategia. Ante cualquier duda, cualquier profesional sabe que debe hacer lo correcto siempre. Eso lleva a que pongamos de verdad la ética como timón y que, gracias a ello, enamoremos a muchos más clientes.

Si a un cliente le das un servicio extraordinario y le demuestras que solo harás aquello que sea bueno para él, no necesitarás captar más clientes cuando se te vayan los que dejaron de quererte. 

Una empresa así es más sostenible y mucho más atractiva para los profesionales que la compongan, pues esa coherencia que destila hacer las cosas bien se traduce en profesionales felices y mucho más volcados de corazón.

Adjuntos

  • 9
  • 0
  • 1

Creado por

Pablo Herreros

Pablo Herreros

Estado del ciclo de vida

Recibida

Recibida

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario
Las cookies nos permiten ofrecerte nuestros servicios y mejorar tu experiencia como usuario. Más información